4 factores a tener en cuenta para construir una casa ecológica

 

 

Sector inmobiliari 20/05/2019

Sois muy conscientes de la importancia de cuidar el medio ambiente y os gustaría trasladar esto al ámbito de vuestra vivienda, pero no sabéis cómo hacerlo.

Si la bioconstrucción os parece una alternativa válida para construir vuestra casa, aquí tenéis los principales factores a tener en cuenta antes de iniciar el proyecto:

  • Seleccionar materiales naturales o de bajo impacto ambiental

Madera, piedra y bloques de tierra son los materiales naturales más habituales de las construcciones ecológicas pero las posibilidades son mucho más extensas: corcho o algodón pueden usarse para los aislamientos, el barro tiene una mucha resistencia y es ideal para pavimentos y el bambú crece tan rápido que se ha convertido en uno de los indispensables para los suelos. Y otros más extraños, pero igualmente útiles: paja, cartón, cerámica e incluso aceites.

Al final, independientemente del material elegido, lo más importante es que se trate de materiales reciclables, de bajo impacto en el medio ambiente, poco transformados de forma artificial y de proximidad.

  • Orientar correctamente la vivienda

En la bioconstrucción, la ubicación de la vivienda es tan o más importante que los materiales ya que de ello dependerá la eficiencia energética del inmueble. En primer lugar, hay que tener en cuenta la climatología de la zona -no es lo mismo construir en la lluviosa Irlanda que en un clima mediterráneo- y en segundo lugar hay que fijarse en la orientación de las puertas y ventanas.

La distribución inteligente de todas las salidas al exterior determina que hay que orientar todos los elementos hacia el sol para recibir más calor. Esta medida tan básica permitirá ahorrar en calefacción y favorecer el aislamiento de forma natural.

  • Utilizar energías renovables

Aunque una casa ecológica no tiene por qué ser también autosuficiente, el uso de energías renovables es siempre recomendable cuando iniciamos una construcción de este tipo.

Se puede elegir entre diferentes opciones como la energía solar fotovoltaica, la geotérmica, la eólica o la biomasa o también se pueden combinar todas si las condiciones climatológicas lo permiten. De esta manera, no dependeréis de una única fuente de energía y garantizaréis el suministro eléctrico durante todo el año.

  • Adoptar hábitos sostenibles

Un estilo de vida sostenible va siempre de la mano de una casa ecológica: ¡las 3 R de la sostenibilidad Reducir Reciclar y Reutilizar no son tan difíciles de aplicar si nos lo proponemos!

No dejar las luces ni el grifo abiertos, hacer duchas cortas, utilizar electrodomésticos de letra A, no olvidar ningún aparato enchufado ni en stand-by, aplicar sistemas de cocción más sostenibles, comprar productos de limpieza ecológicos y bombillas de bajo consumo,...


Hay que tener en cuenta muchos factores, pero os aseguramos que una vez los interioricéis entre vuestros hábitos, ¡estos no representarán ningún esfuerzo!